5 cosas que hay que saber sobre estudiar carreras ejecutivas

La educación superior es fundamental para que las personas se desarrollen profesionalmente, encuentren mejores trabajos, obtengan más ingresos y accedan a una calidad de vida superior. De hecho, cifras de la OCDE, citadas en el Informe Continuidad de Estudios desde la Titulación en Educación Superior del Mineduc, señalan que en Chile el salario promedio de los profesionales es 2,37 veces más alto que el de aquellas personas que sólo poseen formación media.

Sin embargo, muchas personas adultas no pueden acceder a educación superior porque tienen que trabajar. Para ellas, y para aquellas que poseen estudios parciales o un título profesional o técnico y desean estudiar una segunda profesión, son las carreras ejecutivas. Otorgan el mismo grado académico que los programas convencionales, pero brindan mayor flexibilidad y son más cortas debido a que ya provienes de una carrera anterior o has trabajado mucho tiempo en una sola disciplina, en la que ya tienes expertise comprobable (RAP). Vale la pena conocer todo sobre éstas.

1. Los horarios de las carreras ejecutivas son distintos

Los programas académicos convencionales están diseñados para gente con tiempo para asistir a clases en cualquier horario del día. Las carreras ejecutivas, no. Éstas se construyen de tal modo que sea posible concurrir al aula en horarios no convencionales y pocas veces a la semana, pues fueron pensadas para que personas con deseos de estudiar pero que ya están inmersas en el mercado laboral. En específico el horario de Advance UNAB es de 19 a 22 hrs. 3 a 4 veces a la semana como máximo.

2. Poseen lecciones en línea

Atendiendo a la flexibilidad académica que necesitan los “estudiantes trabajadores”, y aprovechando el desarrollo del Internet, gran parte de las lecciones se pueden tomar de modo online mediante sofisticadas plataformas de e-learning. Los porcentajes de clases presenciales y clases virtuales dependerán del programa y universidad en particular.

3. Tienen límites de edad

Generalmente, las carreras ejecutivas están destinadas a adultos inmersos en el mercado laboral. Por lo tanto, en la mayoría de ellas se establece un mínimo de edad para acceder, que puede oscilar entre la mayoría de edad o más dependiendo de la carrera y la universidad. En todo caso, el objetivo de esta modalidad educativa es aprovechar la experiencia de los estudiantes para enriquecer los procesos de aprendizaje.

4. Exigen experiencia laboral

En la mayoría de casos, exigen como requisito de ingreso al programa experiencia laboral, ya que esta sirve de base para los procesos formativos. De hecho, en los programas ejecutivos como el Advance de la UNAB la institución reconoce dicha experiencia, títulos profesionales y/o aprendizajes previos como parte del proceso formativo. Eso le permite al estudiante obtener el título en 2 o 3 años.

5. Poseen un valor agregado

Conociendo las necesidades de una persona que estudia y trabaja al mismo tiempo, las carreras ejecutivas le proporcionan al estudiante un valor agregado al darle la oportunidad de obtener, dentro del mismo proceso formativo, su título universitario y diplomados o certificaciones adicionales, ya sea de la misma universidad o de instituciones extranjeras con las que tenga convenio.

Ante todos los puntos expuestos, no cabe duda de que este tipo de modalidad representa una excelente oportunidad para todos quienes deseen expandir sus horizontes y desafíos académicos y laborales en el futuro, sin sacrificar trabajo y familia.