Administración de empresas y su rol en la innovación

En el mundo de los negocios, la innovación siempre ha sido una necesidad para marcar la diferencia y apalancar el crecimiento. De hecho, en 2007 ya podía verse cómo este concepto formaba parte de la agenda estratégica de la mayoría de las organizaciones grandes, según el informe de la OCDE sobre Innovación y Crecimiento de ese año. Es que, sin duda, el desarrollo de nuevas y mejores ideas para optimizar procesos o satisfacer los requerimientos es una de las mejores formas en que una empresa puede mantenerse competitiva en un mercado globalizado y altamente digitalizado como el actual.

En este contexto, la administración de empresas ha adquirido cierta relevancia al ser clave en los procesos de innovación al interior de las empresas.

¿Cómo la administración de empresas ayuda a innovar en las organizaciones?

Como ya se señaló, las organizaciones requieren innovar en diferentes frentes para mantener su competitividad en el mercado. Para hacerlo, requieren de solidez y contar con ágiles y eficientes procesos de administración, así como con óptimas condiciones empresariales y de negocios. Si no se gestionan de forma eficiente los recursos humanos y económicos, difícilmente puede pensarse en una estrategia exitosa de innovación.

Usualmente, un ingeniero en administración de empresas se desempeña en niveles tácticos de las organizaciones, aportando en la toma de decisiones técnicas para optimizar la gestión general del negocio. Tiene la capacidad de diagnosticar, supervisar, dirigir recursos humanos y llevar el control de labores administrativas en función de objetivos previamente determinados. Perfil profesional clave en la construcción de una empresa sólida, con capacidad de diseñar y emprender estrategias de innovación a nivel comercial, organizacional, operacional, etc.

Además, los administradores de empresas aportan directamente en la formulación de las estrategias de las compañías, entendidas -según Thompson & Gamble (pág. 4)- como “las medidas competitivas y los planteamientos comerciales con que los administradores compiten de manera fructífera, mejoran el desempeño y hacen crecer el negocio”.

De acuerdo con apuntes de la Cámara de Comercio de Bogotá, para consolidar un buen sistema de innovación en una empresa es necesario tener cuatro pilares básicos de funcionamiento:

  • Gobierno de innovación: grupo de líderes visionarios que definen las estrategias y puntos a innovar. También aseguran los recursos para ejecutar dichas estrategias.
  • Proceso de innovacióntodo el paso a paso -o plan estratégico- para llevar a la realidad la idea de innovación.
  • Cultura de innovación: es necesario difundir y promover la innovación en toda la organización, para que todos los equipos empiecen a hacer las cosas de manera diferente.
  • Gestión de conocimiento: la sostenibilidad del sistema de innovación exige estrategias y procesos para convertir el conocimiento de la empresa en nuevas ideas y proyectos.

El conocimiento del administrador de empresas, así como su cercanía con los colaboradores y equipos creativos, le permiten aportar de forma significativa en la consolidación de dichos pilares del sistema de innovación. Por eso, a la hora de cursar la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas es importante comprobar que la malla curricular responda a las necesidades actuales del mercado, tal como lo hace la Universidad Andrés Bello.

Para finalizar, cabe señalar que Chile ocupa el lugar 76 en “Capacidad para Innovar” y el 99 en “Inversión de Empresas en I+D” a nivel global, según datos del al último Informe Mundial de Competitividad del FEM. Hoy, tanto administradores como líderes empresariales tienen una gran oportunidad para impulsar la innovación en el tejido empresarial del país, aportando al crecimiento económico de sus organizaciones con ideas que permitan optimizar los diferentes procesos que conforman el cotidiano laboral.