c.

Conoce cómo potenciar tus habilidades en los negocios

Cerrar un  negocio cuesta trabajo. Por ello, es importante aplicar el término “ocio” en la ecuación.

Muchas veces es recomendable que la persona tome un descanso de la rutina diaria para destinar tiempo a potenciar sus habilidades. Con esto, se pueden concretar negocios más rentables.

A raíz de esta necesidad, se presentan a continuación, recomendaciones para quienes deseen mejorar su destreza en el arte de la negociación.

¿Qué habilidades se deben trabajar para llevar un negocio?

Una negociación es un intercambio de ideas entre dos o más interlocutores, en la cual se intenta llegar a un acuerdo que refleje la conformidad de todas las partes.

Hay veces que, para los profesionales titulados o experimentados en el área de Ingeniería Comercial, este tipo de negociaciones se pueden tornar más difíciles de lo esperado.

Por ello, es importante que manejen técnicas para ser un buen negociador. Esto,  con el fin de que la contraparte modifique su postura rígida y se acerque más a la suya:

El valor de la autorregulación en un negocio

Atención, serenidad y concentración. Estos atributos son fundamentales para no dejarse llevar por el entusiasmo de acuerdos intermedios, ni para perder la brújula en los negocios en el caso de que el proceso no avance según lo esperado.

En este sentido, la autorregulación resulta esencial para gestionar de forma eficaz los contratiempos y las falsas ilusiones que suelen aparecer en un proceso de negociación.

Lo anterior, va muy ligado a la capacidad de adaptación desarrollada para lograr negocios rentables, ya que brinda la flexibilidad necesaria con la cual manejar imprevistos y  mejorar la técnica argumentativa.

Adaptación al entorno digital

Los negociadores de hoy necesitan las herramientas digitales para lograr una comunicación efectiva. Si bien, las reuniones más decisivas suelen realizarse de modo presencial, las iniciales o intermedias pueden hacerse de manera remota.

Con la pandemia,  se incrementó la digitalización y, con ello, el manejo de aplicaciones de teleconferencia como Zoom o Google Meet. Por tanto, el dominio de estas funcionalidades expresa seguridad y competencia para el desarrollo de tareas.

Empatía y escucha activa

Un buen negocio tiene un buen líder, que sabe en qué aspectos puede ceder y por qué es ineficaz solo intercambiar ideas en función de los intereses propios. Lo esencial es ponerse en los zapatos del interlocutor para comprender qué necesidades y preocupaciones tiene.

Por lo tanto, poner en práctica la empatía y la escucha activa, permitirá abrir ventanas de información para mantener una comunicación positiva.

Preparación sobre improvisación

Este punto es enseñado en la carrera de Ingeniería Comercial, en la que la idea de «negocio» comienza en el “minuto menos uno”.

Es prácticamente imposible llegar a un acuerdo satisfactorio si no se ha llevado a cabo una preparación efectiva.

La improvisación guiada por la intuición puede aportar un valor añadido en una reunión, pero en ningún caso la persona debe aplicarla de manera continua en una cita formal de negocios.

Cabe decir que los buenos negociadores son quienes invierten tiempo en la preparación, pues saben que influye de manera determinante en el éxito.

Tampoco debe olvidarse el análisis previo; se debe estar en constante aprendizaje. Por lo mismo, es vital mantenerse al día en tendencias de negocios, estudio de la actualidad económica y otros asuntos específicos de las reuniones futuras.

Para lograr esta tarea y potenciar tus habilidades en los negocios, se puede optar por la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas Online de UNAB en su programa Advance. Este, está diseñado para complementar estudios y lograr que el profesional pueda seguir desarrollándose en su rubro.

Si te interesa ahondar en los conocimientos de negociación y administración, te invitamos a conocer sus características acá.